jueves, 25 de julio de 2013

25 de julio: NO MÁS COLGONAS


En las redes sociales relacionadas con la maternidad y la crianza respetuosa, surgió la iniciativa de señalar este día para difundir los principios del porteo seguro e intentar desterrar los portabebés conocidos como "colgonas". Ya he hablado de la importancia de portear, pero obviamente, es fundamental portear bien.
Los baby carriers "clásicos" tienen varios puntos en contra con respecto a la ergonomía y no son respetuosos con el desarrollo del bebé.



  • En primer lugar, la estructura que sostiene la espalda en las mochilas colgonas es rígida, con lo cual la columna del bebé se fuerza a permanecer derecha. Mientras el bebé se está desarrollando y fortalece sus músculos de la espalda, la postura natural es en forma de C. Es la postura que adopta naturalmente el bebé cuando lo sostenemos en brazos sobre nuestro pecho. Al ser transportado en estas mochilas, su espalda va en una posición que no es la natural.

  • Además, por el diseño de la tela que lo sostiene, todo el peso del bebé recae sobre su zona genital, dejando las piernitas colgando. Esta postura es muy riesgosa ya que puede provocar la displasia de cadera que tanto se trata de evitar. Y en aquellos bebés que ya la tienen, por supuesto que usar estas mochilas debería estar prohibido. 

  • Por otro lado, las mochilas de este estilo no ofrecen sostén para la cabeza y cuello del bebé. Hasta los 3-4 meses, los bebés no pueden sostener por sí solos el cuello, por lo tanto el porteador debe ir sosteniéndola, o arriesgarse a dejar que cuelgue. 
  •  También sucede que por el diseño de las tiras, el bebé queda colocado muy abajo con respecto al porteador, provocando 2 cosas: 1) que el bebé no vea a la persona que lo lleva, no pudiendo interactuar con él/ella; y 2) que el porteador no pueda acceder fácilmente a revisar que su bebé esté respirando correctamente, que no tenga las vías aéreas bloqueadas, etc. 
  • Otro elemento en contra, es que la mayoría de los fabricantes promocionan que en estas mochilas se puede llevar al bebé mirando hacia adelante. Ésa es la peor postura para llevar un bebé, ya que atenta aún más contra la posición natural de la columna que ya describí, y además obliga al niño a recibir toda la estimulación del mundo exterior, sin siquiera poder refugiarse en el pecho del porteador cuando se siente saturado. 
  • Finalmente, el peso del bebé recae totalmente en los hombros y cuello del porteador, con lo cual genera muy pronto cansancio y dolor, y las personas que tienen problemas de cervicales o dorsales no pueden usarlas.
 Las claves de un porteo seguro son: 
  1. Posición ergonómica. columna en forma de C, y el asiento debe sostener toda la colita y las piernas del bebé hasta la curvatura de las rodillas. Las rodillas deben ir siempre más altas que la cola. 
  2. Altura: el bebé debe ir "a la altura de mis besos", es decir, debo poder darle un besito en la cabeza sin esfuerzo. Esto ayuda a la seguridad del bebé como ya dije, y además reparte mejor el peso en la espalda del adulto. 
  3. El mentón del bebé debe ir lejos de su pecho, para que su respiración esté siempre libre. 
  4. El peso debe repartirse entre hombros y espalda del porteador, sin provocar tensión ni dolor en cervicales ni lumbares. 
  5. El bebé debe ir siempre mirando hacia el cuerpo del adulto.
Feliz porteo!!!

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar